Lo vamos a conseguir, vamos a ir al Dakar 2019.

Un año de emociones contadas por Daniel Albero.

Posted by Un diabético en el Dakar 2018

Empezar un nuevo año es siempre motivo de alegría y celebración;

También es el momento de echar la vista atrás, reflexionar en el año que termina y sobre todo, plantear nuevos propósitos para el venidero.

2017 ha sido un año muy especial para todo el equipo de Un Diabético en el Dakar, y es que hemos conseguido formar eso: un gran equipo. Después de unos meses en los que no terminábamos de encontrar la fórmula para redimensionar el proyecto, en 2017 –más bien, a finales de 2016- unos jóvenes estudiantes de Comunicación Audiovisual decidieron adentrarse conmigo en esta aventura y vivir junto a mí, algunos momentos que costarán mucho de olvidar.

Todo empezó con este documental, ¿os acordáis?

Aun se me ponen los pelos de punta al oír a mi antigua KTM 450CC rugir… ¡Cuánto trabajamos y cuánto aprendimos! Y es que en este proyecto importa muchísimo el aprendizaje, tanto el global como el diario.

Es importante remarcar la creación de la marca #1DTDakar, una marca que ya es una imagen que brilla por sí sola, con solidez y con un bonito fin: ser un proyecto de emprendimiento social único en el mundo. Es importante remarcar que nunca antes un piloto de motos con Diabetes Tipo 1 ha participado en el rally más duro del mundo. Por eso queremos seguir expandiendo nuestro proyecto, que se nos conozca en todas las carreras a las que vamos y que, especialmente los niños con DT1, puedan creer que aunque tengan esta compañera de viaje, nada les puede impedir realizar cualquier tipo de actividad, por extraordinaria que parezca. Y esto, nos gusta contarlo, por eso hemos participado a lo largo del año en muchísimas entrevistas y hemos aparecido en grandes medios de ámbito nacional, como la SER:

Pero no todo ha sido ponernos guapos para las cámaras o aprender a hablarle a un micro, si no que ha sido un año muy intenso, por ejemplo, en los patrocinios de nuestro proyecto. Algunos veteranos, como Marqueset o el grupo Ribera Salud han seguido al pie del cañón, también, este año. Otros se han unido al proyecto: Delikia, la Cátedra de Innnovación de la UPV o algunos technical suppliers como SHIRO, LEATT o MotoMecanica Husqvarna han estado siempre dispuestos a ayudarnos y a hacer realidad Un Diabético en el Dakar.

A todos ellos les doy las gracias, pues sin ellos, este proyecto no podría seguir adelante, día a día, paso a paso…

Aunque sin duda, el patrocinio más importante del año y el que verdaderamente nos ha ayudado –y nos ayuda- a darle a este proyecto la dimensión que merece es gluQUO. Parece que ha pasado mucho tiempo desde aquella primera reunión en unas acogedoras oficinas de QUO Health en Madrid, pero realmente, solo han sido meses. Eso sí, meses en los que hemos vivido con gran intensidad el crecimiento casi en paralelo de dos proyectos revolucionarios para la Diabetes a nivel nacional e internacional: uno el nuestro y otro, el lanzamiento y puesta en marcha de gluQUO, la App para dispositivos móviles que ha revolucionado mi día a día y el de muchos diabéticos. Para poder participar en cualquier carrera y también en nuestro día a día es importantísimo el control y una buena gestión de la Diabetes y con gluQUO es sencilla, eficaz y fiable. Sin duda, además de ser nuestro sponsor principal, gluQUO se ha convertido en mi App favorita en el móvil y, por supuesto, os invito a todos aquellos “compis” de enfermedad, que os la descarguéis y probéis aquí:



¡Ya me contáis qué os parece! Yo, mientras tanto, sigo haciendo un resumen a este año tan especial; ahora, desde el punto de vista deportivo. Ha sido un año un poco falto de carreras de ámbito nacional, no nos vamos a engañar… Aun así hemos estado en Requena, en Cuenca o Enguera y hemos disfrutado muchísimo de todas ellas. Aunque para disfrutar, la Baja Aragón… pero eso os lo cuento más tarde, primero recordamos nuestra primera participación en el Hellas Rally Raid en Grecia con mis compañeros del Team Hola Hellas. Una carrera muy emocionante, de un altísimo nivel competitivo y técnico y de la que traigo mis mejores y mis peores recuerdos. Mis mejores: el haber aprendido a jugar mis cartas en carrera, a valorar la importancia de unos buenos compañeros en pista y a viajar a tierras que nunca antes había pisado. Mis peores, creo que sobran las palabras… Os dejo con este vídeo que seguro recordáis:

Aun así, después de esta caída que supuso un antes y un después en la temporada, pude recuperarme casi en un tiempo récord y participar en la carrera que más he disfrutado este año, ya no solo por sus trazados, su emoción, su público y por “jugar en casa”, sino también por la compañía con la que la viví. Y es que no hay nada mejor que ir a un rally acompañado de mi mujer Mer y mis hijos Dani y Yeray, mi equipo de comunicación y marketing al completo y los mejores mecánicos del mundo mundial: Octavio y Frank. Fue una experiencia única que espero, no tarde mucho en repetirse. ¡Sois grandes, gracias por acompañarme! Sin duda, estoy hablando de la Baja Aragón en Teruel. Una de las carreras más esperadas del año en la que nos juntamos muchísimos amigos –algunos arriba de la moto, otros animando- y que disfrutamos de una manera única. Y si no, mirad el vídeo de mí llegada a meta:


Por cierto, próximamente presentaremos el documental de la Baja en un sitio muy, muy especial… Por ahora no os puedo decir nada más, aunque ya os anticipo que será un acto espectacular. ¡Estad atentos a nuestras redes sociales!

¡Madre mía, menudo post estoy escribiendo! Es que este año no se puede resumir más… Ya termino, ¡lo prometo! Pero no puedo acabar sin dedicarle a mi compañera de viaje, a mi “querida DT1” un párrafo. 36 años hace que me diagnosticaron mi diabetes y, sinceramente, ya no recuerdo lo que es vivir sin ella. No nos podemos olvidar que es una enfermedad que, por muy bien que la lleves –este año, una media de glicosilada de 6.8- nunca te terminas de acostumbrar. Es un control continuo, un análisis diario al que te vas haciendo con el paso de los años y la aparición de nuevas tecnologías que facilitan nuestro día a día aunque, como ya he dicho, nunca te puedes relajar. Es por eso que para el 2018 pido un seguimiento igual (¡o mejor!) de la Diabetes, para poderla controlar de cara al próximo Dakar 2019 donde esperamos poder participar para derrumbar otra barrera más. Para eso es necesario una vida sana, una alimentación saludable, entrenamiento y pensamiento positivo, aunque algunas veces sea bastante imposible, siempre hay que intentar mirar las cosas buenas que tiene la vida… Oye, eso es una canción, ¿no?

El próximo 2018 es un año de consolidación del proyecto, así como de la apertura a nuevas estrategias, novedades en el equipo y sobre todo, ¡un calendario a rebosar!

Carreras, eventos, presentaciones, entrenamientos especiales… todo ello para poder conseguir lo que hasta ahora aún no hemos podido (por temas monetarios, como sabéis): la participación en el Dakar. Nos espera un año repleto de emoción, de aventuras, de alegrías y de enfados… pero por encima de todo esto, de trabajo. Lo vamos a conseguir, vamos a ir al Dakar y la aventura empieza en el Merzouga Rally del que muy pronto os contaremos novedades.

Os necesitamos con nosotros, dándonos apoyo en cada curva, en cada publicación en redes, en cada abrazo en persona. Sois muy grandes y todo lo que he contado en este post no sería posible sin vosotros. Por los que habéis estado, por los que estáis y por todos los que estaréis, vamos a seguir trabajando y disfrutando… Como siempre “a mi manera”. ¡Gas, e insulina que no falte!



Daniel Albero. Un Diabético en el Dakar. Transcripción y redacción: Equipo de prensa.

Súmate con nosotros a nuestras redes sociales.